Skip to content

Cookies de avena con trozos de chocolate


26/04/2016 | Galiciaconhijos | 1
Cookies de avena con trozos de chocolate

A veces una tiene que inventarse excusas para comer cosas ricas sin sentirse culpable y claro que no es lo mismo comer el croissant mustio del bar vecino que hornear unas saludables cookies de avena! Shhsss no hace falta contar que estas cookies de avena y chocolate tienen mogollón de mantequilla!

Blanditas en el centro, crujientes en el borde y con el toque del azúcar moreno estas galletas ganan un sabor caramelizado que suele encantar a los más golosos. Pero también valen para un capricho durante la semana ya que todos los que estamos preocupados con la salud sabemos que la avena es una maravilla para el desayuno, la merienda, el postre, un tentempié…. 😛

 

Cookies de avena y chocolate

(adaptados de la preciosa Technicolorkitchen con recetas en portugués e inglés)

1 taza y media (175 gr) de harina de trigo

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

½ cucharadita de sal

1 taza (225gr mantequilla sin sal)

1 taza de azúcar

1 taza de azúcar moreno

2 huevos a temperatura ambiente

1 clara a temperatura ambiente

3 tazas (345 gr) de avena en copos o salvado de avena (si te gustan los trocitos usar en copos, si prefieres una masa más homogénea, el salvado)

200 gr de chocolate negro o con leche troceado (usé con leche y quedó dulce pero no empalagoso)

 

Precalentamos el horno a 180 º C y forramos 3 bandejas de horno con papel de hornear.

En un bol amplio, ponemos la mantequilla y batimos hasta que esté muy cremosa. Añadir el azúcar blanco y batir por cerca de 5 min. Añadir el azúcar moreno y batir 3 minutos más. En velocidad baja añadimos los huevos y la clara, uno a uno, batiendo por unos dos minutos más.

Agregamos la harina mezclada con la avena, el bicarbonato y la sal, y con una espátula, mezclamos lo justo para integrar. Por último misture el chocolate troceado.

Con dos cucharaditas o con las manos hacemos bolitas con la masa y las vamos depositando en las bandejas, bastante separadas entre sí (unos 4 o 5 cm) porque las galletas se expanden bastante al hornear.

Introducimos las galletas en el horno, en la parte media, y horneamos unos 10-12 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente tostados. Retiramos del horno, dejamos enfriar unos minutos en la bandeja, y transferimos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

 

Nota: La rejilla es un accesorio fundamental para que las galletas se enfríen sin humedecerse, hace bien poco compré una y noté mucho la diferencia. Si no te apetece comprar trastos nuevos puedes usar una rejilla de horno (que esté fría!) colocada sobre algún soporte en ambos lados, y dejando unos centímetros de diferencia con la mesa o encimera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *