Skip to content

Viajar con bebés en avión – manual práctico


30/03/2016 | Galiciaconhijos | 0
Viajar con bebés en avión – manual práctico

Los primeros viajes con bebés siempre traen una mezcla de ilusión y miedo. Ilusión porque además del viaje per se es bastante probable que los papás lleven ya unos meses enclaustrados entre leche, pañales y insomnio. Y miedo porque la movida también genera inseguridad: que tal lo pasará durante el trayecto? Le molestará tantos cambios? Y si no para de llorar y los otros pasajeros nos tiran por la salida de emergencia?
Mi peque hizo su primer viaje internacional con tan solo tres meses de edad: es lo que tiene ser hija de una brasileña afincada en Galicia, salió del frio de febrero y aterrizó en medio de los calurosos carnavales de Brasil. Confieso que dudé si emprender vuelo o no: tenía miedo al avión, al cambio de temperatura, a tanto trote para un bebé tan pequeñito (Y a los achuchones que llevaría de tanta familia ansiosa por conocerla :P). Fue el primer viaje y salió tan bien que desde entonces no pierdo ninguna oportunidad de hacer maletas.
Para que la experiencia sea lo más tranquila y placentera posible hace falta organización previa. Aquí reúno diez consejos para mamás y papás de primer viaje.

ANTES DEL VIAJE

1- Volar por la noche: Si el viaje es largo intentar comprar un vuelo nocturno, lo más probable es que los bebés duerman (y hay menos jaleo porque las luces están más bajas y la gente suele hablar menos, lo que ayuda en la relajación).
2- Verificar documentación necesaria: DNI, Libro de familia, Pasaporte (si hace falta) y autorización en el caso de que viaje sin los padres.
3- Consultar al pediatra: Si el viaje será largo e internacional, sobretodo. Si posible, intentar cuadrar con el calendario de vacunas del bebé – lo ideal es que vaya vacunado y que el viaje empiece unos días después de la vacuna, para evitar que el bebé viaje incomodo si tiene alguna reacción. También vale la pena preguntar sobre el tema de la presión en los oídos durante el vuelo y si recomienda algún analgésico en estos casos.

4- Leer la política de viaje con niños de la Compañía aérea – Confirma cuantos bultos puedes llevar y si necesitarás equipaje extra. Verifica si puedes despachar la silla del coche gratis. Casi todas las empresas te permiten llevar el carrito hasta la puerta del avión, lo que facilita mucho el traslado cuando tienes maletas, bebé y bolsos. Si viajas sola con el peque es mejor usar el porta bebés y llevar una mochila – te harán falta manos para montar la silla y recoger todo.

5- Reservar una cuna: En los vuelos de larga distancia suelen tener cunas muy cómodas para acostar los peques (que pesen hasta 10/11 quilos). Hay que llamar y reservar cuando compres los billetes para garantizar los asientos adecuados y la cuna – que tiene que estar encajada de frente a la primera fila de cada sección del avión.

cuna
Cuna para avión bajo reserva

6- Organizar MUY BIEN la maleta de mano ropa, comida y higiene – Aunque sea un viaje corto es recomendable llevar por lo menos 3 cambios en capas completas: body + camiseta/pantalón o pelele,abrigo y calcetines. Nunca se sabe que temperatura tendrá el avión, a veces te congelas en otras hace mucho calor. Si te sobra espacio en la maleta de mano, puedes poner más ropitas por si tienes la mala suerte de que la maleta despachada no llegue.
Lo más fácil es organizar los cambios en bolsitas de plástico: pañal y muda de ropa completa . Así puedes coger el cambiador y toallitas además de la bolsa e ir más ligera al baño (que no suelen ser muy cómodos y espaciosos). Vale la pena invertir en un cambiador de viaje si ya no tienes uno. Y, si no tienes a nadie a tu lado, cambiar los bebés en el proprio asiento: son más cómodos que los baños.
Bolsas de plástico para ropas sucias y pañales de trapo para limpiar son siempre útiles. Una sábana, una funda para almohada y una mantita para preparar la cuna no son demás. Chupete y peluche/pañal de dormir, si el bebé los usa, también tienen que estar en la lista. Si el peque toma bibe: llevar biberones, fórmula y agua mineral. Si el bebé ya toma zumos o infusión, llevarlos. Es fundamental mantenerse hidratado durante el vuelo – el aire seco suele provocar mucha sed.
Si tienes la maleta de mano completa los accidentes más comunes (cacas explosivas, vómitos, fiebre) pueden ser fácilmente ¨arreglados¨.

7- No olvidar el entretenimiento y picoteo-  Si el niño ya come fruta, puré o alguna galletita, llevar sus comiditas preferidas. Incluir também algún juguete o peluche que le guste. Libros son siempre bienvenidos, sobretodo los de plástico, doblables y ligeros.

8- Llevar medicinas básicas – Un neceser pequeño con termómetro, analgésico, medicina para mareo, gel para limpiar las manos, suero fisiológico y crema hidratante – el aire del avión reseca mucho y por eso suero en la nariz es importante. Los líquidos tienen que estar en botes pequeños, de un máximo de 100 ml.

DURANTE EL VIAJE

9- Prevenir el dolor de oídos y mareo – Los niños tienen los oídos muy sensibles y pueden sufrir con el cambio de presión durante el vuelo, sobre todo durante el despegue o aterrizaje. Lo ideal es intentar coincidir la hora de la toma con la salida del avión y darle pecho, biberón o chupete en este momento: la succión ayuda a minimizar la molestia en el oído. Antes del despegue echar suero en la nariz del bebe también ayuda. Si notas que el niño está muy molesto por el oído y, siempre con autorización del pediatra, puedes darle una dosis de analgésico. Si el niño tiene histórico de mareos, puedes medicarlo al inicio del vuelo, siempre después de consultar su pediatra, con el plus de que estas medicinas suelen dar mucho sueño.

10- Don´t worry, be happy 🙂 – Sé que suena tópico pero.. cuanto más tranquilos estén los padres, más tranquilos estarán los bebés. Intentar organizar todo con tiempo y evitar correrías en el día del viaje ayuda y mucho! Siempre que surja algún imprevisto minimiza su importáncia y mentaliza la ilusión del viaje. Piensa en la familia que vas a reencontrar y/o en los días de vacaciones que te vas a tomar! Y aunque haya turbulencias, acuérdate: tu primer viaje como mamá o papá será siempre inolvidable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *